AGRICULTURA ECOLÓGICA

La agricultura ecológica se enmarca en un sistema de producción agraria sostenible. Favorece la utilización de recursos renovables y el reciclaje y respeta los propios mecanismos de la naturaleza para controlar plagas y enfermedades, evitando la utilización de plaguicidas, herbicidas, abonos químicos, hormonas de crecimiento y antibióticos, así como la manipulación genética.

Makrobios S.L. figura como la primera panadería ecológica inscrita como elaborador en el Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Navarra (CPAEN). Este organismo se encarga del control y la certificación de los productores, elaboradores, almacenistas e importadores de productos agrícolas y ganaderos de origen ecológico. El control abarca todas las fases del proceso de producción, incluido el almacenamiento, la transformación y el envasado de dichos productos.

CERTIFICADOS
ES-ECO-025-NA Agricultura UE - CPAEN

ES-ECO-025-NA Agricultura UE – CPAEN

Como miembro acreditado del CPAEN, Makrobios S.L. comercializa la marca “Pan de Arguiñáriz-Arginarizko ogia”, a cuyo envase incorpora el logotipo de la “Agricultura Ecológica – Sistema de Control CE” [Reglamento (CEE) nº 2092/91 del Consejo], que ha sido concebido para ser utilizado por los productores una vez demostrado demostrado que sus sistemas y productos cumplen la legislación comunitaria en la materia.

Estos logotipos garantizan: Que el 95% de los ingredientes del producto, como mínimo, se ha producido de acuerdo con métodos ecológicos. Que se atiene a las disposiciones del sistema de control oficial. Que procede directamente del productor o el transformador y se presenta en un envase cerrado. Que incorpora el nombre y el código del organismo de inspección.

Como artesanos intervenimos en todo el proceso de elaboración del pan, desde la selección de la materia prima hasta su manipulación, envasado y distribución. El trigo se limpia en origen y luego se ensila. El siguiente paso es la molienda, para la cual utilizamos un molino de piedras de granito. Nuestra capacidad de molienda es suficiente y nos permite disponer siempre de harina fresca, evitando así que pueda perder alguna de sus propiedades.

A pesar de los años y las mejoras técnicas, seguimos haciendo el pan como cuando empezamos. Y en este proceso siempre hay algo que no se controla, que emerge y se refleja en cada uno de los panes. Cada uno de ellos es distinto. Este aspecto de cierta gratuidad o admiración en el trabajo cotidiano creemos que es la garantía de que es un trabajo artesano, creativo y bien hecho que le da al pan un sabor especial.